August 19, 2017

Victoriana Anaya Bueno

Nació el 20 de mayo de 1953 en Leganés, a las afueras de Madrid. En su núcleo familiar nunca se habló del régimen del franquismo y todo lo que aprendió fue en la calle, a través de una agrupación que se separó del FRAP, la ARU (Acción Revolucionaria Unida). A través de un novio se fue metiendo poco a poco en el mundo de las protestas y manifestaciones, pero tampoco le dió tiempo a hacer más, dado que al año la encarcelaron. Su detención se produjo en el año 1972 en el piso en el cual se hacían las propagandas de la organización y diferentes pancartas.

Yo sabía escribir a máquina, era la que mejor escribía a máquina y a través del chico este, me pidieron que fuera a escribir clichés a un piso que tenían ellos, para hacer la propaganda de la organización.Fue un sábado por la mañana, yo fui al piso. Cuando entré en la casa el portero salió a hacerle una señal a la policía que estaba fuera. Cuando voy a coger el ascensor vino la policía, me apuntaron con una pistola y me dice que me quede quieta ahí que si no me mata.”

La llevaron a la Puerta de Sol (DGS) para interrogarla, amenazando con que si no contaba todo lo que sabía pegarían a sus padres. Mientras todo esto sucedía, le vino el período y nadie le facilitó productos para la higiene íntima. Ni siquiera el juez intervino cuando ella se quejó por este tema. Durante los interrogatorios sufrió tortura psicológica para que delatara a alguien de la organización, pero ella resistió.

Posteriormente la trasladaron a la cárcel de Carabanchel,  donde estuvo siete días incomunicada y donde tampoco le facilitaron recursos para mantener una higiene básica. Mientras tanto, sus padres fueron a preguntar por ella a la DGS donde les contaron que fue detenida por haber matado a un hombre y por querer realizar un atentado en Atocha. Dijeron lo mismo a sus compañeras de la cárcel, las cuales antes de conocerla personalmente la temían, pero al ver que todo eran mentiras la acogieron bien. Después de un mes allí, la llevaron a la cárcel de Alcalá de Henares donde pasó un año y pico.

En esta cárcel pudo trabajar y hacer diferentes actividades para sobrellevar el encierro. Intentó sacarse el graduado escolar pero finalmente no lo pudo hacer porque en la siguiente cárcel a la cual la llevaron nadie le ayudaba con la matriculación ni le podían dar clases. El trato de las funcionarias era variado, pero las presas políticas eran tratadas con algo más de dignidad que las comunes. Algo parecido ocurría entre las mismas presas: a las políticas se las veía como más superiores, debido a que se juntaban para ponerse en huelga de hambre u otras formas de protesta cuando a alguien le mandaban a las celdas de castigo o le hacían alguna injusticia.

Hizo tres huelgas de hambre, dos en Alcalá de Henares y una en la cárcel de Yeserías. Cuando llegó a la segunda, se encontró con gente del FRAP, con las del atentado de Carrero Blanco y la gente de ETA del 68, del proceso de Burgos. Pero ella no se incluía en ninguno de los grupos.

Se hacían actividades políticas, pero como yo era independiente a veces iba y otras no. A las charlas no iba, yo había entrado sin idea y tampoco me quería decantar por un lado ni por otro. Con las del FRAP no iba nunca(…) Yo asistía a las asambleas para decidir si se hacía huelga o no se hacía.

A la muerte de Franco, le pedían una pena de 28 años acusada de agitación y propaganda. No le dieron indulto por estar acusada de terrorismo, pero al llegar al Tribunal de Orden Público, el 29 de abril de 1976 después de declarar otra vez, le concedieron la libertad.

Entró en la cárcel a los 18 y salió con 23. No cree que haya perdido el tiempo, pero su vida dió un vuelco radical.

Cuando salí fueron a recogerme mi madre, mi hermana y una amiga de mi hermana. En casa me esperaban mi padre y mis hermanos. No recuperé los amigos de antes. Durante todo el tiempo que estuve en la cárcel mis amigas no se ocuparon ni de preguntar qué me había pasado. Ahora las veo y ellas por un lado y yo por otro. El único amigo que recuperé fue un antiguo novio, que ahora es mi marido, fue el único caso que recuperé.

Leave A Comment